Cierre de Hazel. La crisis no perdona.


Es la verdad y es una pena.  Siempre tenían unas prendas tan sofisticadas. Me hacían sentir como en la epoca de Art Decó.  Visitar la tienda era como degustar algo exquisito.

La crisis no perdona. Hazel cierra.

 


Anuncios